CBD vs THC: Diferencias Clave – Descubriendo las distinciones en el mundo del Cannabidiol

🔥 Descuentos hasta del 35% (por tiempo limitado) 💙
¡Envíos gratis en compras superiores a $450 pesos! ☁️
¡3 meses sin intereses con tarjetas participantes!
CBD versus THC, diferencias clave.
CBD vs THC: Diferencias Clave – Descubriendo las distinciones en el mundo del Cannabidiol
Diferencias entre THC Y CBD. Ambos son fitocannabinoides, pero tienen muchas diferencias en el cuerpo. Guía completa: Semejanzas y diferencias

El CBD (Cannabidiol) y el THC (Tetrahidrocannabinol) son los dos compuestos más famosos y preponderantes de la planta del cannabis.

En los últimos años el mundo ha mostrado amplio interés en su propiedades y en su relación con el cuerpo humano (exploración medicinal).

Por lo que es esencial comprender sus diferencias fundamentales. A continuación te llevaremos a través de los aspectos más importantes del Cannabidiol (CBD) y el Tetrahidrocannabinol (THC), no solo con el fin de aclarar sus diferencias, sino también con el fin de ayudarte a tomar decisiones informadas sobre su uso, tu salud y bienestar.

¿Qué son el CBD y el THC?

Tanto el CBD como el THC son fitocannabinoides, es decir compuestos que se encuentran de forma natural en la planta del cannabis. Son solo dos de los más de cientos de fitocannabinoides que tiene dicha planta y como mencionamos previamente son los más preponderantes.

Debido a sus estructuras químicas, se unen de manera diferente a los receptores de cannabinoides presentes en el cuerpo humano, lo que les confiere propiedades generales y terapéuticas distintas.

El CBD o Cannabidiol ofrece una variedad de beneficios para la salud que incluyen, por mencionar algunos, reducción de ansiedad, estrés, mejora la calidad de sueño, reducir dolor, epilepsia, esclerosis entre otros.

Este compuesto no presenta efecto psicotrópico alguno, es decir no genera un efecto de drogación y es extraído mayoritariamente de la variante de la especie cannabis sativa conocida como cáñamo.

El THC o Tetrahidrocannabinol también ofrece una serie de beneficios para la salud que incluyen entre muchos otros reducir náuseas, inflamación, dolor, estimular apetito en pacientes con cáncer.

Este compuesto sí genera efecto psicotrópico y es extraído mayoritariamente de la variante de la especie cannabis sativa conocida como marihuana.  Es importante tener en cuenta que el THC afecta a cada persona de manera diferente.

La dosis, la tolerancia y la sensibilidad individual juegan un papel crucial en cómo una persona experimenta los efectos del THC.

El CBD y el THC tienen la misma estructura molecular:

  • 21 átomos de carbono
  • 30 átomos de hidrógeno
  • 2 átomos de oxígeno

Una pequeña diferencia en la disposición de los átomos explica los efectos diferentes que tienen en tu cuerpo.

CBD en Detalle

Debido a su estructura química, el CBD se enlaza de forma indirecta en los receptores más prevalentes del sistema endocannabinoide (ECS), conocidos como CB1 y CB2, que se encuentran en el sistema nervioso, cerebro y en los demás órganos del cuerpo humano.

Esta interacción permite un mayor y mejor aprovechamiento de los cannabinoides que nuestro organismo produce internamente que también se les conoce como endocannabinoides.

En otras palabras, el CBD optimiza la utilización de los endocannabinoides naturales que nuestro cuerpo produce de manera natural. Sí, nuestro cuerpo produce cannabinoides de forma natural. 

La función principal de estos endocannabinoides, en conjunto con el sistema endocannabinoide en su totalidad, es promover la homeostasis, es decir, promover el equilibrio natural del cuerpo. 

Por ejemplo, si la temperatura corporal está fuera del rango normal, el ECS utilizando los endocannabinoides que producimos internamente se activa y la regula sin alterar otros procesos. Una vez que el ECS restablece el equilibrio corporal, las enzimas de este sistema descomponen dichos endocannabinoides para evitar una corrección excesiva del problema.

Efecto en el cuerpo del CBD y THC

Efectos en el cuerpo

Al tomar CBD le estas dando a tu cuerpo, mediante la optimización en el aprovechamiento de nuestros cannabinoides naturales, la oportunidad de funcionar más eficientemente lo que puede otorgar una serie de beneficios a la salud que incluyen: 

  • Bienestar mental: Auxilia en el tratamiento de la ansiedad, depresión y estrés. Además, promueve un equilibrio cerebrovascular y mental saludable.
  • Salud física: Mejora la calidad del sueño, reduce el dolor y apoya la recuperación muscular y articular.
  • Salud digestiva: Favorece un sistema digestivo funcional y proporciona apoyo en casos de enfermedad de Crohn y problemas renales.
  • Salud cardiaca: Ofrece apoyo en problemas cardíacos y ayuda a regular la presión arterial.
  • Cuidado de la piel: Contribuye a mejorar la condición de la piel, dejándola radiante y saludable.
  • Enfermedades neurológicas: Proporciona apoyo en trastornos neurológicos como epilepsia, esclerosis, Alzheimer, Parkinson y Huntington.
  • Salud ósea y articular: Apoyo en condiciones como osteopenia, osteoporosis, artritis y fibromialgia.
  • Salud femenina:  Alivia síntomas menstruales como cólicos y síndrome de ovario poliquístico.
  • Trastornos del desarrollo: Ofrece apoyo en condiciones como autismo y trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH).
  • Enfermedades crónicas: Ayuda en el manejo de condiciones como migrañas, diabetes y trastornos endocrinos.
  • Pérdida de peso: Contribuye a tu objetivo de pérdida de peso de forma saludable y sostenible.

En cuanto a sus efectos secundarios al ser una sustancia muy similar a las que producimos internamente es muy noble, bien tolerada y sin efectos secundarios de consideración. Puede generar molestia en la garganta, diarrea y en grandes cantidades aletargamiento temporal. 

Es importante recalcar que dado que el CBD no se enlaza de manera directa en los receptores del ECS no crea dependencia alguna, lo cual está constatado por la OMS

El CBD se puede tomar mediante inhalación de humo (fumado o vaporizado) en aceites, cápsulas, comestibles o aerosoles de manera oral o aplicado tópicamente, ya que también tenemos receptores de cannabinoides en la piel. 

En junio de 2018, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó Epidiolex, el primer medicamento con receta que contiene CBD. Se utiliza para tratar formas raras de epilepsia difíciles de controlar.

THC en detalle

El THC fue descubierto y aislado por primera vez en 1964 por el químico israelí Raphael Mechoulam.

Debido a su estructura química, presenta una afinidad de unión muy alta con el receptor del Sistema Endocannabinoide (ECS) conocido como CB1. Su estructura es tan similar a la de los endocannabinoides que producimos internamente, lo que genera una competencia interna entre este fitocannabinoide (THC) y los endocannabinoides producidos naturalmente por nuestro cuerpo.

Esta competencia interna da lugar a un efecto psicotrópico o de alteración de la mente.

A pesar de los estigmas sociales que rodean al THC, es esencial reconocer su potencial terapéutico ampliamente investigado. Estudios han revelado diversas aplicaciones beneficiosas, que incluyen:

  • Enfermedad de Alzheimer
  • Pérdida de apetito
  • Cáncer
  • Enfermedad de Crohn
  • Enfermedades que afectan el sistema inmunológico, como el VIH/SIDA o la esclerosis múltiple (EM)
  • Trastornos alimenticios como la anorexia
  • Epilepsia
  • Glaucoma
  • Condiciones de salud mental como la esquizofrenia y el trastorno de estrés postraumático (TEPT)
  • Esclerosis múltiple
  • Espasmos musculares y parkinson
  • Náuseas
  • Dolor
  • Convulsiones
  • Síndrome de desgaste (caquexia)

La mayor cantidad de evidencia sobre los efectos terapéuticos del THC se relacionan con su capacidad para reducir el dolor crónico, las náuseas y los vómitos debido a la quimioterapia, y la espasticidad causada por la EM. 

Para uso medicinal, es crucial administrar el THC con precisión, ya que su efecto psicotrópico podría considerarse un efecto secundario no deseado que, en lugar de ayudar, podría empeorar ciertos síntomas como la ansiedad y la psicosis.

Es decir, se debe administrar de manera que se reduzca al mínimo dicho efecto. Otros efectos secundarios potenciales del THC incluyen sequedad bucal, ojos rojos, aumento del apetito (munchies o bocadillos), dificultad para concentrarse, somnolencia, y en dosis elevadas, puede provocar paranoia y aumento de la frecuencia cardíaca.

Por lo tanto, es esencial contar con una supervisión médica adecuada y una dosificación cuidadosa para evitar estos efectos secundarios y maximizar los beneficios terapéuticos del THC en el contexto del tratamiento médico.

Es importante señalar que dado que no existen receptores de cannabinoides en los núcleos cardiacos, ni respiratorios del tallo cerebral, las áreas que controlan el funcionamiento del corazón y los pulmones, nunca se ha registrado una muerte por sobredosis de cannabis.

Esta característica lo convierte en una de las plantas medicinales más seguras del mundo, si no la más segura.

El cuerpo humano simplemente no tiene los receptores que podrían ser sobrecargados por el cannabis, lo que subraya su perfil de seguridad excepcional. Esta singularidad bioquímica destaca aún más la naturaleza no letal de esta planta medicinal.

No se sugiere el consumo de THC en menores de edad, sino hasta que el cerebro termine su desarrollo (entre 18 a 21 años). En casos severos de epilepsia, cáncer u otra enfermedad terminal se puede considerar con el consentimiento del doctor. 

Existen varios isómeros de THC, siendo el más prevalente el delta 9 THC (más abundante en la planta de marihuana).

Además de este, otro isómero significativo es el delta 8 THC (más abundante en la planta del cáñamo), que tiene una estructura ligeramente diferente y, en algunos casos, produce efectos más suaves. Ambos isómeros tienen actividad psicotrópica, pero sus diferencias estructurales afectan la intensidad y naturaleza de los efectos experimentados por el usuario.

Estas variaciones en la estructura molecular pueden influir en cómo el THC interactúa con los receptores cannabinoides en el cuerpo, lo que lleva a diferentes experiencias de consumo.

El THC al igual que el CBD se puede tomar mediante inhalación de humo (fumado o vaporizado) en aceites, cápsulas, comestibles o aerosoles de manera oral o aplicado tópicamente. Por la alta afinidad que tiene con los receptores CB1 en el cerebro sí puede generar dependencia. 

En EEUU la FDA ha aprobado dos formulaciones sintéticas de THC para tratar condiciones específicas: nabilona y dronabinol.

Diferencias entre THC y CBD

El CBD no tiene la misma psicoactividad que el THC, dado que aterriza en los receptores del ECS primero y de forma diferente que el THC, por lo que puede modular los efectos psicotrópicos del THC en el cuerpo si ambos están presentes, sus principales diferencias son:

Características CBD THC
Psicotrópico No Si
Interactúa con ECS Si Si
Efectos secundarios Algunos no de consideración Algunos
Test drogas Depende (aislado, amplio espectro o espectro completo) Si
Alivia dolor Si Si
Reduce náuseas Si Si
Reduce ansiedad Si Si (dosis bajas)
Alivia migrañas Si Si
Alivia depresión Si Si
Disminuye convulsiones Si No
Antinflamatorio Si Si
Ayuda con insomnio Si Si (dosis controlada)
Ayuda psicosis Si No
Estimula apetito No Si
Se utiliza en otras condiciones Si Si
Elaboración propia

Actualmente la mayor parte del CBD en el mercado proviene del cáñamo, mientras que la mayor parte del THC de la marihuana, ambas subespecies de la cannabis sativa, aun cuando ya hay muchas cepas híbridas que incluyen mezclas de diversas especies de cannabis. 

Legalidad y regulaciones

Para entender más fácilmente el estado legal de la cannabis en México, es importante considerar que se tienen tres clasificaciones conocidas a las cuales se les aplican leyes y regulaciones diferentes las cuales son:

  • Uso adulto/recreativo
  • Uso medicinal
  • Uso industrial

Estas categorías reflejan los diferentes propósitos para los cuales se permite el cultivo, la posesión y el consumo de cannabis en el país.

Cada una de estas clasificaciones tiene sus propias regulaciones y restricciones específicas, por lo que es esencial entender las diferencias entre ellas para cumplir con la ley de manera adecuada.

En cuanto al uso medicinal después de varios incumplimientos por parte de las autoridades regulatorias en enero de 2021 se publica el Reglamento de la Ley General de Salud en Materia de Control Sanitario para la Producción, Investigación y Uso Medicinal de la Cannabis y sus derivados Farmacológicos.

Los pacientes con recetas médicas pueden acceder a productos derivados de cannabis con niveles específicos de THC y CBD para tratar condiciones médicas específicas.

Con relación al uso adulto o recreativo en junio de 2021 la suprema corte de justicia de la nación emite una declaratoria de inconstitucionalidad que permite que la Secretaría de Salud a través de la Cofepris pueda emitir autorizaciones para el uso adulto y personal del cannabis. 

Mientras que en cuanto al uso industrial, aún cuando aún no se tiene un reglamento definido se han otorgado diferentes amparos que permiten el cultivo, procesamiento, comercialización, distribución, importación de productos de cannabis con menos de 1% de THC

Las leyes que rodean el THC y el CBD varían significativamente en diferentes partes del mundo por lo que es importante tener en cuenta las regulaciones específicas en cada país o región para comprender completamente el estatus legal y el acceso a productos relacionados con el THC y el CBD.

Estas regulaciones continúan evolucionando a medida que se desarrolla la investigación y cambian las actitudes públicas hacia el cannabis y sus derivados.

¿Cuál es la elección correcta entre CBD y THC para ti?

Como hemos detallado en el presente texto, aun cuando el THC y el CBD son muy similares químicamente hablando, su uso y beneficios son diferentes debido a sus propiedades únicas.

El THC es conocido por su efecto psicotrópico, lo que significa que puede alterar la mente y provocar sensaciones de euforia y relajación, pero también puede generar ansiedad o paranoia en algunos casos. Este compuesto es valorado por sus propiedades analgésicas y puede ayudar con el tratamiento del dolor crónico, las náuseas y la pérdida de apetito.

Por otro lado, el CBD no tiene efectos psicotrópicos y no altera la mente de la misma manera que el THC. Se ha estudiado por sus propiedades ansiolíticas, antiinflamatorias y analgésicas. Muchas personas lo utilizan para aliviar la ansiedad, reducir la inflamación y mejorar el sueño, entre otros beneficios.

Además, el CBD ha sido objeto de investigaciones prometedoras en el tratamiento de diversas condiciones médicas, incluyendo epilepsia, esclerosis múltiple y trastornos del sueño.

Ambos fitocannabinoides interactúan con el sistema endocannabinoide del cuerpo de manera diferente, lo que lleva a sus distintos efectos y aplicaciones terapéuticas. Por lo tanto, es esencial comprender estas diferencias al considerar su uso para necesidades específicas de salud y bienestar.

Si no sabes por dónde empezar, es fundamental consultar con un médico o profesional de la salud que pueda proporcionar orientación adecuada y personalizada sobre el uso de THC o CBD para tus necesidades individuales. Recuerda que la supervisión médica es crucial para un enfoque seguro y efectivo en el uso de estos cannabinoides.

Toma en cuenta tu salud y objetivos del CBD

Para las personas que buscan alivio médico mediante el uso de cannabis u otros productos derivados, es importante seguir ciertas recomendaciones para maximizar los beneficios y evitar efectos no deseados:

  • Consulta a un profesional de la salud y habla sobre tus condiciones de salud. 
  • Empieza con dosis bajas y ve incrementando gradualmente. 
  • Elige el Producto Adecuado con la asesoría correspondiente. 
  • Monitorea tus síntomas.
  • Evita Conducir y Operar Maquinaria (THC)
  • Almacena los productos de forma segura.

Conclusión

Una vez aclarado las principales diferencias entre el CBD y el THC también es importante superar los estigmas que aún rodean a estas sustancias y reconocer su potencial terapéutico.

La educación y la información precisa son fundamentales para eliminar los prejuicios y comprender cómo estas sustancias pueden mejorar la calidad de vida de muchas personas, desde aquellos que luchan contra enfermedades crónicas hasta quienes buscan alivio para el estrés y la ansiedad. 

El uso responsable, bajo la supervisión de profesionales de la salud, es clave para maximizar los beneficios del CBD y el THC mientras se minimizan los riesgos. La dosificación adecuada, la elección del producto adecuado y la comprensión de los propios límites son prácticas esenciales para un consumo responsable. 

Además, es crucial seguir las leyes y regulaciones locales relacionadas con el cannabis para garantizar un uso seguro y legal.

En última instancia, el CBD y el THC tienen el potencial de transformar la atención médica y mejorar la calidad de vida de muchas personas. Al abordar estos compuestos con respeto, conocimiento y responsabilidad, podemos aprovechar sus beneficios terapéuticos y contribuir a una percepción más positiva y comprensiva de estas sustancias en la sociedad.

Palabras Finales

Al mantenernos informados, consultar a profesionales de la salud y tratar estas sustancias con el respeto que merecen, podemos transformar las percepciones y abrir puertas hacia un futuro donde el cannabis se utilice de manera efectiva y segura para mejorar la salud y el bienestar de las personas.

La educación y la responsabilidad son los cimientos sobre los cuales construir un enfoque comprensivo y empático hacia el uso medicinal de estas poderosas herramientas naturales.

Aunque el THC ha sido objeto de investigación extensa, aún queda mucho por descubrir. Existen numerosos estudios en curso, pero muchos de ellos no han llegado a conclusiones definitivas acerca de los beneficios medicinales del THC.

Continuamos en un proceso de comprensión y descubrimiento en relación con los efectos terapéuticos precisos del THC. La ciencia continúa avanzando para proporcionar respuestas más claras y precisas en el futuro.

A medida que la investigación continúa, se descubren más y más aplicaciones terapéuticas del THC, desafiando así los estigmas y mostrando su potencial para mejorar la calidad de vida de muchas personas. Es esencial abordar esta sustancia con un enfoque científico y comprender su verdadero valor en el contexto de la medicina moderna.

10%

de descuento* en tu primer orden!

¡Suscríbete y ahorra!

* No acumulable con otros descuentos ni cupones. 

Acceder

Registrarse

Sus datos personales se utilizarán para respaldar su experiencia en este sitio web, para administrar el acceso a su cuenta y para otros fines descritos en nuestra política de privacidad
Por favor acepta los Términos y Condiciones para proceder.