SISTEMA ENDOCANNABINOIDE (ECS), EL CUERPO HUMANO, Y EL CBD. 

Previo a entender cómo trabaja el CBD, necesitamos entender el funcionamiento del sistema endocannabinoide. 

¿Sabías que tenemos un sistema nombrado a partir de la cannabis? ¡Si lo tenemos! Esto ya que las sustancias que vienen de la planta del cannabis -cannabinoides- fueron descubiertas primero.  

 

El descubrimiento de los cannabinoides y el ECS es relativamente nuevo para la comunidad científica. El CBD fue aislado por primera vez como substancia en 1964, mientras que el primer receptor de cannabinoide fue descubierto más de 20 años después en el cerebro de una rata.

Se piensa que el ECS es uno de los sistemas más vasto y vital para mantener una buena salud. Afecta muchos de nuestros procesos biológicos. No solo en humanos, sino también en animales vertebrados y algunos invertebrados.

 

Separemos la palabra “endocannabinoide”: “cannabinoide”, proviene del “cannabis”, que significa sustancias similares al cannabis que ocurren naturalmente dentro del cuerpo, y “endo” es la abreviatura de “endógeno”, lo que significa que se produce naturalmente dentro del cuerpo.

El sistema endocannabinoide se compone por una serie de receptores de cannabinoides; las “cerraduras” y un grupo de diversos compuestos químicos llamados cannabinoides, las “llaves”.

El cuerpo produce cannabinoides endógenos (naturalmente en el cuerpo), especialmente anandamida y 2-araquidonoilglicerol (2-AG).

Los receptores del sistema endocannabinoide se encuentran dispersos en el sistema inmunológico, el sistema nervioso central, el cerebro, los órganos, el tejido conectivo y las glándulas.

El ECS se compone de tres partes: endocannabinoides, receptores en el sistema nervioso y alrededor de nuestro cuerpo con los que se unen los endocannabinoides y cannabinoides, así como enzimas que ayudan a descomponerlos.

Por último, el CBD es un fitocannabinoide activo que trabaja sinérgicamente con el ECS y otros compuestos como los terpenos y flavonoides.

 

HOMEOSTASIS

El entender primero el significado de homeostasis permite comprender con mayor claridad el ECS.

Básicamente, la homeostasis es el esfuerzo del cuerpo para mantener todo en la zona correcta. Intenta mantener el entorno interno estable y en niveles óptimos sin importar lo que esté sucediendo en el entorno que lo rodea.

Piensa en todos los indicadores en el tablero de instrumentos de un automóvil o avión. Todos ellos le dicen al operador si las cosas están operando, o no, en la zona adecuada.

Cuando algo está operando fuera del rango correcto, el cuerpo activa el ECS para ayudar a corregirlo. Entonces, cuando tienes mucho calor y comienzas a sudar, agradece a tu ECS por trabajar para refrescarte.

El ECS hace esto a través de los receptores de cannabinoides que se encuentran en diversos tejidos seleccionados.

sistema endocannabinoide homeostasis CBD

¿Cuáles son las cerraduras y las llaves del ECS?

El ECS tiene una serie de receptores (cerraduras) en las células de todo el cuerpo diseñados para aceptar cannabinoides (llaves); como en los productos de CBD de las nubes. Hay dos tipos principales de receptores, el cannabinoide 1 (CB1) y el cannabinoide 2 (CB2) los cuales reciben tres tipos de cannabinoides:

Endocannabinoides – que se producen naturalmente en nuestro cuerpo.

Fitocannabinoides – que se producen naturalmente en las plantas (Cannabis).

Cannabinoides sintéticos – creados sintéticamente en un laboratorio.

Los receptores CB1 se encuentran principalmente en el cerebro, y también en los pulmones, riñones, hígado, huesos, corazón, órganos reproductores masculinos y femeninos. Este receptor está más relacionado con el tetrahidrocannabinol (THC), el cannabinoide preponderante en la planta de la marihuana.

Mientras que los receptores CB2 se encuentran principalmente en el sistema inmune, con una presencia significativa en el bazo, así como en los pulmones, el hígado, los huesos y músculos.

Se cree que los receptores de cannabinoides son más abundantes en nuestro sistema nervioso central, y algunos investigadores plantean la hipótesis de que podríamos tener un tercero no descubierto.

A través de esos receptores, el ECS ayuda a regular muchas funciones importantes, tales como: apetito, digestión, función inmunológica, inflamación, la neuroinflamación, estado de ánimo, sueño, reproducción / fertilidad, control motor, regulación de la temperatura, memoria, dolor, placer / recompensa. El cuerpo activa el ECS con precisión para que afecte solo lo que necesita.

Por ejemplo, si sus hormonas reproductivas están fuera de control, funcionará para regularlas sin alterar su digestión o sistema inmunológico. Luego, aparecen ciertas enzimas para descomponerlos y evitar que alteren el equilibrio en la dirección opuesta. Es una respuesta precisa.

 

cuerpo cbd

La homeostasis es esencial para nuestra salud y supervivencia, por lo que cuando el ECS no funciona correctamente, puede causar muchos problemas.

Debido a que los productos de cannabis pueden estimular la actividad del ECS, son objetivos obvios para posibles tratamientos, y se están llevando a cabo muchas investigaciones al respecto en todo el mundo.

Ya que los cannabinoides actúan como llaves dentro del sistema endocannabinoide y los receptores actúan como cerraduras, cada vez que una llave encaja en una cerradura, se abre la cerradura y se produce un efecto en el cuerpo. El efecto que ocurre depende de la cerradura y de dónde está dentro del cuerpo.

Los dos principales cannabinoides ocurridos naturalmente dentro del cuerpo son la anandamida y 2-araquidonoilglicerol, o 2-AG.

El 2-AG es el endocannabinoide más frecuente y se cree que es responsable de controlar el apetito, la respuesta al dolor y las funciones del sistema inmunológico.

La anandamida, comúnmente conocida como “la molécula de la dicha”, desempeña roles relacionados con el estado mental y es responsable de la experiencia del subidón del corredor, la sensación placentera durante y después del ejercicio y el estado dichoso que proviene del yoga y la meditación. La investigación preliminar ha sugerido que también ayuda a la muerte celular apoptótica (lo que ayuda a que las células dañinas mueran) y a la regulación de la memoria.

Estas son algunas de las moléculas que el CBD ayuda a complementar dentro de nuestro cuerpo y coadyuva a que el cuerpo produzca y gobierne estos cannabinoides naturales.

El CBD AYUDA A EQUILIBRAR EL SISTEMA ENDOCANNABINOIDE

Si piensas en tu sistema endocannabinoide como un automóvil, el CBD no es el combustible que lo impulsa, sino más bien el aceite de motor que ayuda a mantener el sistema funcionando sin problemas y de manera eficiente. Cuando los sistemas se desequilibran, comienzan las enfermedades y trastornos; el motor comienza a fallar y eventualmente puede romperse.

CBD y el Sistema Endocannabinoide

Al tomar CBD, le estas dando a tu sistema endocannabinoide su mejor oportunidad de funcionar a su capacidad óptima. 

Entender la relación entre el sistema endocannabinoide y la homeostasis es esencial para la vida. Es difícil negar que en él se encuentran las claves de como prosperamos, sanamos y funcionamos para un mejor bienestar mental y físico.